Archivo del sitio

“In Memoriam” Galeria fotográfica del Padre Jenaro

Naucalpan, México a 3 de febrero/2012. (Voces Católicas). Publicamos aquí algunas imágenes de la vida del Padre Jenero Aviña. Sacerdote de la Arquidiócesis de Tlalnepantla.

Agradecemos a Monseñor Víctor Sergio Mercado Pimentel habernos permitido acceder a estas fotos.

Recuerdan al Padre Jenaro en Santa Cruz del Monte.

Naucalpan de Juárez, México. 30 de enero/2012 (Voces Católicas/Redacción). El Padre Jenaro Aviña, asesinado en su casa parroquial hace un par de días en Villas de la Hacienda, Atizapan de Zaragoza,   fue párroco en Santa Cruz del Monte por un periodo de 22 años ha dicho Monseñor Víctor Sergio Mercado Pimentel, quien ahora está al frente de dicha comunidad en Naucalpan, Estado de México.

“El Padre Jenaro era un sabio” mencionó su sucesor en la misa de 12 del día, de ayer domingo en el templo que él construyó. “El Padre era  “Un hombre de Dios”  y “…un apasionado de la enseñanza”. De hecho, “…como cada semana, el pasado viernes fue a impartir clases al Instituto Agustiniano” comenta a los fieles  Monseñor Mercado Pimentel.

Informa Monseñor  que habrá una misa durante 30 días en Santa Cruz del Monte a las 19:00 horas “…pidiendo a Dios por su alma, pero principalmente para que Dios nos consuele”. “Veintidós años no son fáciles de borrar y él fue para muchos de ustedes y para mí su amigo, para todos un maestro, para mi un hermano sacerdote.”

El Padre Jenaro “…era un hombre valioso, sabía hablar por lo menos unas 5 lenguas, además conocía  de todo, era como una enciclopedia y su pasión era enseñar, enseñar la palabra de Dios”. Nuestro éxparroco comenta Monseñor “…sabía de liturgia, sabía de comida, vinos, de todo. Era un Padre bien preparado y al mismo tiempo un hombre que aprovechaba los talentos que Dios le había dado”.

Ojalá que escuchemos lo que Dios nos quiere decir con su muerte, que Él ha permitido. Ojalá que pidamos por la conversión de estas personas que le han privado de la vida. Dios permitió esto. Hay que reflexionar la razón, el porque de esto...”

Por último, Monseñor Mercado pidió a los fieles reflexionar sobre la urgente necesidad de vocaciones sacerdotales, ya que dijo “…al día de hoy en el seminario sólo hay 16 muchachos en Teología” y en estos últimos meses “…hemos perdido ya varios sacerdotes por enfermedad en la Arquidiócesis”. ”Es un momento difícil, hay que pedir que el señor nos consuele por la muerte del Padre y nos ayude con nuevos sacerdotes…”

 

Inspirado en Aparecida. Entrevista a Monseñor Mercado (Segunda Parte)

Inspirado en Aparecida

Entrevista a Monseñor Mercado Pimentel (Segunda Parte)

Naucalpan, México.

12 de Mayo/2011

(Voces Catolicas)

•  En Santa Cruz del Monte “Vengo a cumplir la misión de Aparecida”

• Sus reuniones en la parroquia se dan en un espíritu de “colaboración”

Para preparar la misa “…a diario pido al Espíritu Santo que me ilumine en lo que voy a decir exactamente”.

• En Internet hay muchas cosas “que ayudan a uno como Sacerdote a estar actualizado y a preparar bien la misa”.

 “Cumplir la Misión de Aparecida”

La conversación de Monseñor durante la entrevista, así como en  los diálogos previos y posteriores, nos demuestran que la comunidad parroquial de Santa Cruz del Monte ha sido agraciada con la llegada de su nuevo párroco.

Vengo a ayudar a la gente a experimentar el amor de Dios y “…a cumplir la misión de Aparecida”, nos advierte desde el inicio de la plática.

Narra que el mismo Carlos Aguiar Retes (Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano y Obispo de Tlalnepantla) en su calidad de organizador, les confío como se fue perfilando la temática del Encuentro de Obispos de América en Aparecida, Brasil en 2007 hasta llegar a la propuesta del tema de los Discípulos Misioneros.

Por ello reafirma su intención de “ser discípulo de Cristo y misionero”.

Nos cuenta, con bastante claridad, las seis dimensiones pastorales en las que divide su trabajo en la parroquia: La Pastoral profética, la  familiar, la social, la litúrgica y la de la comunicación.

Le preguntamos directamente sobre la forma en que organiza a su parroquia para atender esas prioridades pastorales.

 Le cuestionamos si al juntarse con los laicos que colaboran en la parroquia se asume como “jefe” y las reuniones son al estilo de una junta de trabajo.

 Nos contesta contundentemente que sus reuniones en la parroquia se dan en un espíritu de “colaboración”, por lo que él solamente asume el papel de coordinador, ya que dice la gente que aquí colabora “sabe mucho”.

 

Fiesta patronal y preparación de la Misa Dominical

 

Con motivo de las fiestas patronales nos aclara que a él sólo le corresponde la parte litúrgica de las ceremonias y que la parte externa o “profana” corresponde a la autoridad civil, por lo que confirma, luego de que se lo preguntamos, que los ingresos económicos de la vendimia, el castillo y la fiesta externa es materia de las autoridades auxiliares que colaboran.

Eso si, nos dice, haciendo humilde gala de sus conocimientos, la Iglesia latinoamericana valora mucho la llamada “piedad popular” ya que por medio de ella se encuentran espacios oportunos para que la gente se encuentre con su Dios y le alabe. Sin embargo, no debemos olvidar que “lo principal es la eucaristía”.

En su caso la misa se repite en cinco  ocasiones durante el domingo, ya que además de Santa Cruz del Monte,  atiende en “Nuestra Señora de la Paz” – también parte de la jurisdicción de su parroquia-. Cuenta con la ayuda de otros padres para las otras 3 misas que hay el domingo.

En este punto preguntamos a Monseñor qué es lo que hace un Sacerdote como él para preparar la homilía dominical :

“Desde el lunes yo leo el texto del próximo domingo. El jueves, antes de la hora santa los leo de nueva cuenta…y frente al santísimo trato de ver que es lo voy a decir y a diario pido al Espíritu Santo que me ilumine en lo que voy a decir exactamente”.

Revistas e Internet.  

Se auxilia de internet leyendo una página web de comentarios sobre el evangelio del día que corresponda ,“…es una página de Estrasburgo…”.  

Pero no sólo eso, “…también recurro a la revista “Actualidad Litúrgica”  que tiene reflexiones y enseñanzas muy valiosas para la preparación de la misa”. Esta revista es de Cataluña pero tiene autorización del episcopado”.

Aunque en Internet también hay muchas páginas “que ayudan a uno como Sacerdote a estar actualizado y a preparar bien la misa”.

Siguiendo con el tema de la misa le comentamos que en un recuento realizado en 3 o 4 parroquias de la Diócesis, notamos que aproximadamente un 30 o 40 por ciento de los asistentes se acercan a comulgar.

 Preguntamos  “¿No hacen falta mas confesiones para que haya mas comuniones?”

Nos responde que si hace falta, sobre todo en lugares en los que no hay más que un sacerdote, por lo que dice que revisará la propuesta de confesar unos 20 minutos antes de la misa “…aunque será complicado porque en ocasiones la confesión se alarga por el diálogo que los fieles quieren tener durante el sacramento”.

Reconoce que por falta de instrucción religiosa mucha gente no comulga, pero hay que recordarles  que “…no todos los pecados evitan la comunión”.  “Sólo los mortales”.

“Si la gente supiera esto, las confesiones serían más rápidas y se podría atender mas gente. De hecho la comunión borra los pecados veniales”

Sobre la forma de atender a la parroquias nos recuerda  que ya desde 1975 Paulo VI escribió “Evangeli Nuntiandi”, que Juan Pablo II –a quien Monseñor dice admirar mucho- escribió Catequesi Tradenti , y que las Asambleas del CELAM celebradas en Puebla, Santo Domingo y Aparecida. Han retomado puntualmente el tema.

Por último, nos recuerda que en el Seminario se profundiza “…en clases de liturgia, teología bíblica, teología dogmatica y biblia” Con esta preparación y la petición de ayuda diaria al Espiritu Santo es como enfrenta el reto dominical de las misas y su homilía que es “lo mas importante” en una parroquia.

Monseñor nos ha dejado una muy grata impresión.  Su amabilidad, sencillez, inteligencia,  buen trato y atenciones nos demuestran que con su  ejemplo, si está cumpliendo con lo que comentó en la primera parte de esta entrevista “…presentarnos a Jesús” “…como lo hizo San Andrés”  inspirado ahora en “cumplir la misión de Aparecida”.

“Hay que ser como San Andrés”. Entrevista a Monseñor Mercado Pimentel

Entrevista exclusiva a Monseñor Mercado Pimentel

 • “Una vez que la gente conoce a Jesucristo… lo que sigue ya es entre Jesús y la persona”

• Como parroquias,  a veces “…nuestro servicio es muy clientelar”

• En el campo el sacerdote es muy importante, en la ciudad parece un “profesionista más”

• Santa Cruz del Monte “…es mi nuevo amor”.

Monseñor Mercado Pimentel

Entrevista a Monseñor Mercado Pimentel

(Primera Parte)

Voces Católicas.

11 de Mayo de 2011.

 

“Una vez que la gente conoce a Jesucristo… lo que sigue ya es entre Jesús y la persona”

 

Monseñor Mercado viene de una parroquia rural del municipio de Huixquilucan a la Parroquia de Santa Cruz del Monte, en Naucalpan, y nos dice que en la comunidad en donde vivía, el sacerdote es una figura central, más importante incluso, que el propio Presidente Municipal.  Aquí en Naucalpan y en la Ciudad se pierde entre la multitud y de pronto parece ser “…un profesionista mas”.

Por lo anterior, nos dice Monseñor  Víctor Sergio Mercado Pimentel, que entiende el reto que tiene frente a si “…como la labor de presentarle a la gente a Jesús” como lo hizo San  Andrés.

“San Andrés era uno de los primeros discípulos de Cristo, primero era discípulo de San Juan El Bautista, y San Juan Bautista les dijo a sus discípulos “…miren ahí va el Cordero de Dios que quita el pecado del Mundo”. Entonces ellos se conectaron con Cristo. Y Entonces él, que era hermano de San Pedro, fue y conectó a San Pedro con Cristo, y ya después lo que sucedió entre San Pedro y Cristo fue diferente a lo que sucedió entre él y Andrés….”.

 Esa es la labor del sacerdote “…presentarle a la gente a Jesús” y  “…una vez que la gente conoce a Jesucristo… lo que sigue ya es entre Jesús y la persona”

Así lo hizo San Andrés, quien además de no tener una labor muy vistosa -ya que nos dice que “sólo aparece en la biblia 3 o 4 veces”- cumplió su misión: “presentarle a la gente a Jesús” y así la entiende Monseñor Mercado su propia misión sacerdotal.

Con trato amable, y gran sencillez reconoce como un reto propio, y de todos los curas, el visitar las casas de los fieles de la comunidad, ya que a raíz del encuentro continental del CELAM, en Aparecida Brasil, se entendió de mejor manera el espíritu “…de discipulado y misionero”  que necesita cada católico y especialmente los padres.

Por eso dice “…el párroco debe ser misionero, yo necesito ser misionero”. Tocar la puerta de las familias “…llevando el mensaje no de mi parroquia, sino el de la Iglesia, un mensaje de Jesucristo y él tiene las puertas abiertas para ti…”

A veces “Nuestro servicio es muy clientelar”

Quien fuera nombrado Monseñor por el Papa Benedicto XVI, a  petición de Don Carlos Aguiar, Obispo de Tlalnepantla, reconoce, al ser cuestionado sobre la embestida de las sectas y de la baja  asistencia a las  misas que la obligación de los sacerdotes y la Iglesia es “…ir por los alejados”. Reconoce que “Hoy Nuestro servicio es muy clientelar. Esperamos que la gente venga a pedir bodas, XV años, bautizos… establecemos una relación de tanto por cuanto. Pero esa gente viene, cumple y ya no se compromete”. Por eso insiste en realizar “…la labor de San Andrés”.

 Santa Cruz del Monte “es mi nuevo amor”

El día de la entrevista es exactamente el día de la Santa Cruz -su fiesta patronal- y el padre luce contento haciendo su labor. Ese mismo día, Monseñor bendice decenas de  cruces, ofrece misas, concede la entrevista, realiza la procesión de la reliquia de la Santa Cruz, atiende a la comunidad.

Siempre amable, siempre mostrando alegría y seguridad en lo dicho y hecho.

Afirma que la parroquia de Santa Cruz del Monte “…es mi nuevo amor”.

Nos cuenta que la labor pastoral que durante 22 años realizó su antecesor en la Parroquia, el  Padre Jenaro Aviña -quien  fue incluso su maestro en el seminario- y a quien le guarda un especial cariño y agradecimiento, dejó muchos frutos y mucha gente comprometida, que siempre que ayudan en las misas o en cualquier actividad “…tienen gusto por hacerlo”  por lo cual está muy contento en su nuevo encargo.

Mi labor es…ayudar a experimentar el Amor de Dios para que la gente le ame más”.  “…Me he sentido muy a gusto. Ciertamente ser párroco y tener una nueva  parroquia es como tener un nuevo amor. Entonces cuando me nombraron para acá yo creo que Dios me dio el amor para con esta parroquia

El amor por la parroquia y su labor se notan. Su amor por la Iglesia Católica se distingue a leguas. Por eso en cada misa se nota su preocupación y preparación “…por eso todos los días le pido al Espíritu Santo me ilumine en lo que voy a decir exactamente en la homilía…”.

 Mañana la segunda parte, aquí mismo.