Archivo del sitio

¿Es usted socialdemócrata? Preguntaron al Papa.

papaenAvion.CAtholicNewsserviceMéxico, Distrito Federal. 25 de noviembre de 2014 (Voces Católicas/Redacción). Luego de su mensaje al parlamento europeo, -que ya Voces Católicas reprodujo aquí- S.S. Francisco contestó diversas preguntas de los periodistas en el viaje en avión de regreso. Una de ellas fue directamente sobre si en su mensaje se asomaba una postura política, concretamente la socialdemocrata. Aquí el dialogo y la respuesta concreta a esa pregunta.

Fuente: Vatican Informative Service

P. ”Su Santidad ante el Parlamento Europeo ha pronunciado un discurso con palabras pastorales, pero que pueden sonar también como palabras políticas y pueden parecerse, en mi opinión, a un sentimiento socialdemocráta. Por ejemplo, cuando dice que hay que evitar que la fuerza real expresiva de los pueblos sea removida por el poder de las multinacionales. ¿Podríamos decir que Su Santidad es un Papa socialdemócrata?”.
Francisco .-”Sería reductivo. Me siento como en una colección de insectos: “Este es un insecto socialdemócrata …”. No, yo diría que no. No se si soy un Papa socialdemócrata o no … No oso calificarme de uno u otro partido. Me atrevo a decir que lo que afirmo procede del Evangelio: Es el mensaje del Evangelio, asumido por la Doctrina Social de la Iglesia. Concretamente en esa frase y en otras coas – sociales o políticas – que he dicho, no me he separado de la Doctrina social de la Iglesia. La Doctrina social de la Iglesia viene del Evangelio y de la tradición cristiana. Lo que dije acerca de la identidad de los pueblos es un valor evangélico, ¿verdad? Y yo lo digo en este sentido. Pero la pregunta me hizo reír, gracias!”

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

¿Cómo devolver la esperanza al futuro?. El Papa Francisco ante el parlamento europeo

FCOPARLAMENTO EUROPEOCATHOLICNETSeñor Presidente, Señoras y Señores Vicepresidentes, Señoras y Señores Eurodiputados, Trabajadores en los distintos ámbitos de este hemiciclo, Queridos amigos:

Les agradezco que me hayan invitado a tomar la palabra ante esta institución fundamental de la vida de la Unión Europea, y por la oportunidad que me ofrecen de dirigirme, a través de ustedes, a los más de quinientos millones de ciudadanos de los 28 Estados miembros a quienes representan. Agradezco particularmente a usted, Señor Presidente del Parlamento, las cordiales palabras de bienvenida que me ha dirigido en nombre de todos los miembros de la Asamblea.

Mi visita tiene lugar más de un cuarto de siglo después de la del Papa Juan Pablo II. Muchas cosas han cambiado desde entonces, en Europa y en todo el mundo. No existen los bloques contrapuestos que antes dividían el Continente en dos, y se está cumpliendo lentamente el deseo de que «Europa, dándose soberanamente instituciones libres, pueda un día ampliarse a las dimensiones que le han dado la geografía y aún más la historia».

Lee el resto de esta entrada

Es un deber elegir responsablemente a nuestros gobernantes

Por Monseñor Enrique Sánchez Martínez

Obispo Auxiliar de Durango

Estamos a escasos días de la celebración de las elecciones federales (Presidente de la República, Senadores y Diputados) en nuestro país. También en algunos Estados de la República se elegirá Gobernador. México es una democracia reciente y ha sido un largo camino que ya se ha recorrido. Hoy, a pesar de muchos problemas y desencantos, existe la alternancia política. Los partidos ganan y pierden elecciones. Es decir, los ciudadanos elegimos a unos y rechazamos a otros. Hoy nuestro voto cuenta.

            El próximo 1 de Julio más de 77 millones de mexicanos podrán elegir a sus próximos gobernantes. El entorno social que rodea estas elecciones está cargado de sombras, angustias y tristezas que vive nuestro pueblo (“Mensaje ante el actual proceso Electoral”, Arquidiócesis de Durango). La inseguridad y violencia desencadenada por el crimen organizado; la desconfianza generalizada en las instituciones públicas; la pobreza endémica de la mayor parte de la gente; el abandono del campo agrícola; un sistema de justicia que ha estado siempre en entredicho por la impunidad y la corrupción que existen; No hay libertad de expresión; la crisis educativa que vivimos; la influencia de ideologías como el securalismo, new age, ideología de género, etc.; el paternalismo promovido sobre todo en sectores desprotegidos y vulnerables; los estragos de la sequía en el norte y en nuestro Estado; la migración del campo a la ciudad a causa de la inseguridad y la sequía; el deterioro del medio ambiente; la crisis en los Centros de Readaptación Social, etc.

Esto ha generado incertidumbre, desconfianza y duda, de por quién votar. ¿Valdrá la pena el ir o no a votar? Los católicos tenemos el deber de participar como ciudadanos y elegir a los representantes de acuerdo con nuestros principios y creencias. La razón principal es porque hemos recibido un Evangelio del Reino, un mensaje de redención y de liberación en Cristo que nos impulsa a fecundar y fermentar la vida social con el Evangelio.

A estas alturas de las campañas de los candidatos y partidos políticos, parece que las encuestas, promovidas sobre todo por los mismos candidatos y los medios de comunicación, ¡ya nos anuncian quien va a ganar! No solo nos hablan de las preferencias de los encuestados, sino que ya desde ahora nos hablan de una tendencia que ya no se puede detener. ¿Y la Democracia?

La Iglesia nos enseña que es deber de los fieles cristianos participar en todo aquello que hace posible la construcción del bien común en la sociedad. Especialmente en lo que se refiere a la responsabilidad de participar en la construcción de la vida democrática del país, mediante la emisión de su voto responsable en las elecciones. “El cristiano tiene la obligación de participar en la búsqueda del modelo político más adecuado en la organización y en la vida política de su comunidad. Apoyando este empeño en un proyecto de sociedad coherente a su concepción del ser humano, que expresen sus convicciones acerca de la naturaleza, origen y fin del hombre y de la sociedad” (Mensaje ante el actual proceso electoral, p.8)

            La Iglesia aprecia el sistema de la democracia, “en la medida en que asegura la participación de los ciudadanos en las opciones políticas y garantiza a los gobernados la posibilidad de elegir y controlar a sus propios gobernantes, o bien la de sustituirlos oportunamente de manera pacífica. Por esto mismo, no puede favorecer la formación de grupos dirigentes restringidos que, por intereses particulares o por motivos ideológicos, usurpan el poder del Estado” (Ibid p.7).

El voto de los fieles cristianos debe asumir una responsabilidad moral, es decir, tiene que ser consecuente con los dictados de su conciencia y de su fe, de la prudencia y de un claro objetivo por el bien común.

             Escuchar nuestra conciencia. Esto es necesario para tomar cualquier decisión moral. Ser fiel a su conciencia nos une con el resto de la humanidad en la búsqueda de la verdad, y la conciencia debe desarrollarse a través de la oración, la reflexión y el diálogo con otros. Primero hay que informarseconociendo la posición de la iglesia en temas importantes (vida, justicia, familia, etc.), y estudiar las posiciones de los candidatos sobre estos temas, sobre todo escuchando sus propuestas. Es importante notar las acciones de los candidatos, saber cómo se han comportado en el pasado sobre los temas que son importantes y que se tienen que asegurar a la población.

              La prudencia. Hacer lo correcto requiere de la virtud de la prudencia: es la sabiduría moral que se requiere para aplicar nuestros principios en un mundo imperfecto y en circunstancias imprevistas. Es como un “sentido común moral”. ¿Qué candidato realmente nos puede conducir por el camino del progreso social para el bien común? El Catecismo de la Iglesia Católica explica: “Es la prudencia lo que inmediatamente guía el juicio de la conciencia…Con la ayuda de esta virtud aplicamos principios morales a casos individuales sin error y superando dudas sobre lograr el bien y evitar el mal” (n.1806). La prudencia es especialmente importante cuando decidimos cómo votar. Esta virtud nos ayudará a pensar y razonar convenientemente el voto y otorgarlo a personas aunque sean de diferentes partidos.

                El bien común. Como católicos nuestra responsabilidad principal es por el bien común. Una cultura por el bien común ofrece salud, bienestar y dignidad para todas las personas y promueve el bien de todos, no sólo el de unos cuantos. También se concentra en ayudar a los que lo necesitan más: el pobre y el vulnerable. El bien común no es lo mismo que la caridad. Una cultura del bien común protege a todos: la clase media, los ricos y los pobres.

Texto e imágenes tomadas con autorización del blog: http://monsenriquesanchez.com