Archivo del sitio

Pésame de la Iglesia mexicana a familiar de estudiante identificado de las víctimas de #Ayotzinapa

LOGO CEMLos obispos mexicanos han enviado su pésame al Ezequiel Mora, padre de Alexander, uno de los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos y cuyos restos han sido identificados por los peritos (véase Fides 10/11/2014). La Conferencia Episcopal Mexicana (CEM), en la nota enviada a la Agencia Fides, informa que en la tarde del 9 de diciembre, Su Exc. Mons. Carlos Garfias Merlos, Arzobispo de Acapulco, y Su Exc. Mons. Eugenio Lira Rugarcía, obispo auxiliar de Puebla y Secretario general de la CEM, han llamado al teléfono a Ezequiel Mora, en nombre de todos los obispos del País, para “expresarle su pésame por el cruel y reprobable asesinato de su hijo Alexander”.
Mientras tanto la tensión en el país no parece disminuir. Lee el resto de esta entrada

La iglesia católica cuenta con el 26.7% de los centros de atención de SIDA en el mundo: Monseñor Lira Rugarcía

sidacemPor: Monseñor Eugenio Lira Rugarcia

Fuente: Página de la CEM

Obispo Auxiliar de Puebla y Secretario General de la CEM

1 de diciembre

Hoy es el Día dedicado a la lucha contra del VIH/SIDA, que se transmite a través de la sangre, contacto sexual y transmisión materno-infantil.

La Iglesia católica sigue dando su aporte tanto en la prevención como en la asistencia a los enfermos de VIH/sida y a sus familias en el plano médico-asistencial, social, espiritual y pastoral. El 26,7% de los centros para el cuidado del VIH/sida en el mundo son católicos. El Papa Juan Pablo II instituyó en 2004 la fundación “El Buen Samaritano”, confirmada por el Papa Benedicto XVI, para llevar ayuda económica a las víctimas del VIH/sida.

Son numerosos los proyectos y los programas de formación, prevención y asistencia, cuidado y seguimiento pastoral en favor de los enfermos, que las diócesis, los institutos religiosos y las asociaciones laicales llevan adelante con amor, sentido de responsabilidad y espíritu de caridad.

Ojalá que, tomando conciencia de la gravedad de esta enfermedad, observemos una conducta responsable que nos aleje de cualquier riesgo de contraerla. Tratemos con respeto y solidaridad a quienes la padecen. Y reconozcamos y apoyemos la labor de quienes se esfuerzan por ayudar a quienes viven con el VIH/SIDA

Oración por la Paz de Obispos Mexicanos

oracionporlapazcem
                           Oración por la paz

Señor Jesús, tu eres nuestra paz,
mira nuestra Patria dañada por la violencia
y dispersa por el miedo y la inseguridad.
Consuela el dolor de quienes sufren.
Da acierto a las decisiones de quienes nos gobiernan.
Toca el corazón de quienes olvidan
que somos hermanos
y provocan sufrimiento y muerte.
Dales el don de la conversión.
Protege a las familias,
a nuestros niños, adolescentes y jóvenes,
a nuestros pueblos y comunidades.
Que como discípulos misioneros tuyos,
ciudadanos responsables,
sepamos ser promotores de justicia y de paz,
para que en ti, nuestro pueblo tenga vida digna.
Amén.

Santa María de Guadalupe, Reina de la paz, ruega por nosotros.

 

Convoca Iglesia de México a un “Docenario” por la paz

Foto: ArchivoA continuación publicamos el boletín de prensa emitido por la conferencia del Episcopado Mexicano este 26 de noviembre de 2014 en el que convocan a estos doce días de oración.

 

“¡Oremos y trabajemos por la paz!”
Comunicado de los obispos de México

Nuestro país está en crisis. Eso nos duele y nos afecta a todos. La inequidad, la injusticia, la corrupción, la impunidad, las complicidades y la indiferencia nos han sumido en la violencia, el temor y la desesperación. Ante esto, muchísimos mexicanos nos hemos manifestado de distintas maneras para demandar justicia y paz. Conscientes de este deseo de participar y sabiendo que todos somos parte de la solución para construir una nación en la que se valore la vida, dignidad y derechos de cada persona, los obispos de México proponemos:

1. Que del 30 de noviembre, Primer Domingo de Adviento, al 12 de diciembre, fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, nos unamos en un “docenario” (doce días) de oración por la paz, convencidos de que para Dios “nada es imposible” (cfr. Lc 1,37).