Archivo del sitio

Este domingo 17 de mayo es la GRAN MISION en la Arquidiocesis de Tlalnepantla

PEREGRINACIÓN A LA BASÍLICA DE NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE DE LA ARQUIDIOCESIS DE TLALNEPANTLA

PERTLALNEEste sábado 7 de febrero se llevará a cabo la peregrinación de nuestra Arquidiócesis de Tlalnepantla a la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, la celebración es a las 10:00 hrs. y la cita para peregrinar desde la glorieta de Peralvillo es a las 8:00 hrs

Homilía de Don Carlos Aguiar Retes, Arzobispo de Tlalnepantla y Presidente del CELAM

homilia

PRIMER DOMINGO DE ADVIENTO

Noviembre 30, 2014

“Ojalá rasgaras los cielos y bajaras, estremeciendo las montañas con tu presencia”
Así invoca el profeta Isaías la necesidad que siente, él como profeta y que percibe en el pueblo de Israel, de que venga Dios y more en medio de nosotros. Este grito del profeta Isaías, que lo hace en nombre del pueblo, también es oportuno para que todos nosotros digamos a Dios: “Ojalá rasgaras los cielos y bajaras, estremeciendo las montañas con tu presencia”. Este grito fue proclamado aproximadamente quinientos años antes de la venida de Cristo. Lee el resto de esta entrada

Homilía de Don Carlos Aguiar Retes, Arzobispo de Tlalnepantla. Septiembre 28 de 2014

Don Carlos Aguiar Retes

Tengan los mismos sentimientos que tuvo Cristo Jesús

XXVI Domingo del Tiempo Ordinario (ciclo A) 28-09-14

De esta manera nos invita el apóstol San Pablo para ser unos buenos discípulos, buenos seguidores de Cristo. Nos dice, al inicio de esta segunda lectura, que “…si de algo sirve una exhortación nacida del amor, si nos une el mismo Espíritu y si ustedes me profesan un afecto entrañable, llénenme de alegría teniendo todos una misma manera de pensar, una mismo amor, unas mismas aspiraciones y una sola alma”. El apóstol ha entendido perfectamente –esa es la conversión de Pablo– que a Dios, no llegamos realmente a encontrarlo por el solo cumplimiento de leyes, de decretos, de mandatos; a Dios lo encontramos, experimentando el amor. Y para poder experimentar el amor, nos dice entonces Pablo, que tenemos que superar el espíritu de rivalidad, de presunción y tenemos que educarnos en la humildad; a tal punto de poder considerar al otro superior que yo, a tal punto de no buscar mi propio interés sino el de mi prójimo. De esta manera podemos encaminarnos en esta imitación, en este modelo de Jesucristo, y podemos también nosotros construir en la comunión, nuestra experiencia de amor, acercarnos al Dios verdadero. Lee el resto de esta entrada