El Papa emérito y el Estado de Derecho

ppbxviparlamento220911Padre Pedro Miguel Funes*

Releía un discurso de Benedicto XVI en ocasión del viaje apostólico a Alemania en septiembre de 2011. Creo que conviene todavía buscar entre sus enseñanzas muchos tesoros capaces de iluminar incluso a los no creyentes.

En esa ocasión, al hablar delante al Parlamento, lo reconocía como representación del pueblo para trabajar por el bien de la República y, al mismo tiempo, exhortaba a sus miembros a reconocer la función de la Santa Sede como “partner” dentro de la comunidad de los pueblos y los estados. El tema que quería tratar era el del Estado liberal de derecho.

En aquella ocasión, Benedicto XVI recordaba cuál es la cosa en definitiva más importante para un político, que no consiste en el éxito y menos el lucro personal, sino el empeño por la justicia con el fin de crear las condiciones de fondo para la paz. Naturalmente el político buscará el éxito, pero subordinado al criterio de la justicia. Por eso decía que el éxito puede ser incluso una seducción y abrir el camino a una falsificación del derecho y a la destrucción de la justicia.

Según el Papa servir el derecho y combatir el dominio de la injusticia es y seguirá siendo la tarea fundamental del político.

Se preguntaba también, dado que el hombre es capaz de destruir el mundo, ¿cómo podemos reconocer qué cosa es lo justo? Respondía que en gran parte de la materia que hay que regular jurídicamente el criterio de la mayoría puede ser suficiente. Sin embargo, decía, es evidente que en las cuestiones fundamentales del derecho el principio de la mayoría no basta. Entonces recordaba a Orígenes (un autor del siglo III) que supo justificar la resistencia de los cristianos a ciertos ordenamientos injustos; recordaba también a los combatientes de la resistencia que actuaban contra el régimen nazi.

El cristianismo no ha impuesto a los estados y a la sociedad un derecho “revelado”, sino que ha pedido que se atienda la naturaleza y la razón como verdaderas fuentes del derecho. Los pensadores cristianos han seguido la línea de un movimiento jurídico-filosófico que se había formado desde el siglo II A.C., cuando se dio el encuentro entre el derecho natural social desarrollado por los estoicos y los maestros del derecho romano.

De la relación precristiana entre derecho y filosofía surge el camino que lleva, a través del medioevo, al desarrollo jurídico del Iluminismo y a la declaración de los Derechos Humanos.

El Papa mencionaba también, lógicamente, que ese camino llegaba hasta la ley alemana fundamental. En realidad, añadimos nosotros, esto puede decirse de las leyes de todos los países “occidentales”, incluido México.

De hecho, hace notar Benedicto XVI, ha sido decisiva la opción de los pensadores cristianos que han tomado posición contra el “derecho religioso” y se hayan puesto de parte de la filosofía. Es el mismo san Pablo que había ya había marcado el camino, pues en la Carta a los Romanos había hablado de la ley escrita en el corazón de los paganos, de la cual da testimonio su conciencia.

*Publicado con su autorización

Anuncios

Acerca de vocescatolicas

Este es un blog que pretende difundir el acontecer en el mundo católico. Blogeamos "Desde algún lugar de la Diocesis de Tlalnepantla" para el mundo, a fin de que se escuchen las voces y noticias del mundo católico

Publicado el 1 octubre, 2014 en Benedicto XVI y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: