Cartas robadas a Benedicto XVI. Entrevista al sustituto de la Secretaria de Estado

Texto e imágenes   el 31 de mayo de 2012

Por su interés recogemos el resumen de la entrevista publicada por L’Osservatore Romano a Mons. Angelo Beccio, sustituto de la Secretaría de Estado sobre el robo de cartas privadas de Benedicto XVI que se hizo público hace una semana. En este sentido conviene recordar las palabras que dirigió ayer Benedicto XVI en torno a esta cuestión, durante su audiencia de los miércoles. El Santo Padre dijo:
“Los acontecimientos sucedidos en estos días acerca de la Curia y de mis colaboradores han traído tristeza a mi corazón pero jamás se ha ofuscado la firme certeza de que a pesar de la debilidad del hombre, las dificultades y las pruebas, la Iglesia está guiada por el Espíritu Santo y el Señor jamás le hará faltar su ayuda para sostenerla en su camino. Sin embargo, se han multiplicado ilaciones, amplificadas por algunos medios de comunicación totalmente gratuitas y que han ido mucho más allá de los hechos, ofreciendo una imagen en la Santa Sede que no responde a la realidad. Deseo por esto renovar mi confianza y mi aliciente a mis más estrechos colaboradores y a todos aquellos que cotidianamente, con fidelidad, espíritu de sacrificio y en el silencio, me ayudan en el cumplimiento de mi ministerio.”

Ciudad del Vaticano, 30 mayo 2012 (VIS).- “L’Osservatore Romano” publica hoy una entrevista con el arzobispo Angelo Becciu, sustituto de la Secretaría de Estado, sobre el asunto de las cartas robadas al Papa, presuntamente por su ayuda de cámara.

El arzobispo Becciu afirma que ha visto al Santo Padre “dolido, porque, por lo que ha podido verse hasta ahora, alguien cercano a él parece responsable de comportamientos injustificables desde cualquier punto de vista. Cierto, en el Papa prevalece la piedad por la persona implicada. Pero queda el hecho de que ha sufrido una acción brutal: Benedicto XVI ha visto publicadas cartas robadas de su casa, cartas que no son simple correspondencia privada, sino informaciones, reflexiones, manifestaciones de conciencia, incluso desahogos que ha recibido únicamente en razón de su ministerio. También por eso el Pontífice está particularmente dolido, por la violencia que han sufrido los autores de las cartas o los escritos dirigidos a él”.

A juicio del sustituto de la Secretaría de Estado, la publicación de estos documentos es “un acto inmoral de inaudita gravedad. Sobre todo porque no se trata únicamente de una violación, ya en sí misma gravísima, de la reserva a la que cualquiera tiene derecho, sino también de un vil ultraje a la relación de confianza entre Benedicto XVI y quien se dirige a él, también para expresar en conciencia una protesta. No se han robado simplemente algunas cartas al Papa, se ha violentado la conciencia de quien se ha dirigido a él como al Vicario de Cristo, y se ha atentado al ministerio del Sucesor del Apóstol Pedro”.

Para el arzobispo Becciu, no se puede tratar de justificar la publicación de las cartas con una pretensión de transparencia y reforma de la Iglesia: no es lícito robar ni aceptar lo que otros han robado. “Son principios simples, quizá demasiado simples para algunos, pero lo cierto es que cuando alguien los abandona, se pierde fácilmente y lleva también a los demás a la ruina. No puede haber renovación que pisotee la ley moral, quizá basándose en que el fin justifica los medios, un principio que además no es cristiano”.

Una parte de los artículos publicados por la prensa en estos días insiste en que las cartas robadas revelan un mundo turbio dentro de los muros del Vaticano. Mons. Angelo Becciu observa al respecto que “por una parte, acusan a la Iglesia de gobernar de modo absolutista; por otra, se escandalizan de que algunos, escribiendo al Papa, expresen ideas o quejas sobre la organización del gobierno mismo. Los documentos publicados no revelan luchas o venganzas, sino esa libertad de pensamiento que, en cambio, se dice que la Iglesia no permite. (…) Los diversos puntos de vista, incluso las valoraciones contrastantes, son más bien normales. Si alguien se siente incomprendido, tiene todo el derecho de dirigirse al Pontífice. ¿Dónde está el escándalo? Obediencia no significa renunciar a tener un juicio propio, sino manifestar con sinceridad y hasta el fondo el propio parecer, para luego aceptar la decisión del superior. Y no por cálculo, sino por adhesión a la Iglesia querida por Cristo”.

Respecto a la imagen del Vaticano que se está transmitiendo estos días, el arzobispo afirma que siente mucho que esté tan deformada, pero que “ello nos debe hacer reflexionar y estimularnos a todos nosotros a esforzarnos a fondo para hacer que se vea una vida más conforme con el Evangelio”.

Para terminar, el arzobispo desea decir a los católicos que “en el Papa no ha disminuido la serenidad que lo lleva a gobernar la Iglesia con determinación y clarividencia. (…) Hagamos nuestra la parábola evangélica que el Papa Benedicto ha recordado hace pocos días: el viento se abate sobre la casa, pero ésta no se derrumbará. El Señor la sostiene y no habrá tempestades que puedan abatirla”.

Anuncios

Acerca de vocescatolicas

Este es un blog que pretende difundir el acontecer en el mundo católico. Blogeamos "Desde algún lugar de la Diocesis de Tlalnepantla" para el mundo, a fin de que se escuchen las voces y noticias del mundo católico

Publicado el 20 junio, 2012 en Uncategorized y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: