“Juan Pablo II, Profeta Centinela”: Homilia de Don Carlos Aguiar Retes

 Audio de la Homilia aquí en el   PODCAST     de Voces Católicas

Naucalpan de Juárez, México Septiembre 9/2011. (Voces Católicas).  El pasado Domingo las reliquias del Beato Juan Pablo II estuvieron en la Diócesis de Tlalnepantla.  La Homilia de nuestro Obispo fue excelente, una verdadera cátedra.  Aquí les dejamos el texto tomado de la página del CEM.

 Juan Pablo II, Profeta Centinela. “Esto dice el Señor: a ti te he constituido centinela para la casa de Israel” por eso eres bienvenido a esta catedral de Tlalnepantla.

El papa Juan Pablo II no solamente ha sido un profeta centinela, sino sigue  siéndolo para nuestra Iglesia por la comunión de los santos.

Mientras peregrinamos en esta tierra necesitamos la expresión física de nuestro cuerpo para manifestarnos ante los demás, nuestro espíritu así se hace presente, nuestro cuerpo sirve al espíritu. Cuando nosotros morimos, es decir cuando nuestro cuerpo deja de respirar, nuestro espíritu vive, continua hacia la eternidad, y ese espíritu sigue en comunión con nosotros; por eso cada domingo nosotros los cristianos al recitar el credo, decimos: “creo en la comunión de los santos”.

Los santos viven en la presencia de Dios, participan de la vida de Dios, están en comunión con Dios y así como Dios espíritu se manifiesta y se comunica con nosotros, los santos también se manifiestan y siguen en comunicación con nosotros.

Cuando hemos recibido esta reliquia del Papa Juan Pablo II, esta expresión mediante la sangre que el tuvo en vida y que ha sido mantenida como una expresión de su presencia en medio de nosotros, nos hace entrar a través de esta reliquia, en una experiencia de comunión con él, con su espíritu que vive con Dios, por eso eres  bienvenido Juan Pablo II en medio de nosotros y queremos recordar porque ha sido – como dice la primera lectura del día de hoy – Profeta centinela, el Señor te constituyó para que  escuchando su palabra, la comunicara de su parte a todos nosotros, por eso desde el inicio de tu ministerio como Papa, hablaste en tu primera encíclica Redemptor hominis de esta antropología filosófica, de esta reflexión de los que es el hombre para entender como el misterio de la redención lo sublima, lo plenifica, lo humaniza; y así a través  de muchas encíclicas y cartas pastorales fuiste orientando a la Iglesia  para que como dice el Evangelio: corregirnos, orientarnos, enseñarnos el camino de la vida.

En la encíclica Familiaris consotio  dijiste que la familia era la Iglesia domestica donde se cultiva  los valores fundamentales para que la persona  humana se oriente al amor. 

En la encíclica Veritatis Splendor nos enseñaste que la verdad está también en relación la ética natural que de allí depende nuestra conducta.

En el Evangelium Vitae nos dijiste que el derecho a la vida era el principal de los derechos, el fundamental, reconociendo el gran Don que Dios nos ha dado y que por eso teníamos que luchar para tener la cultura de la vida, nos advertiste que de lo contrario, si nos vamos contra la vida de los más indefensos, de aquellos que no pueden así mismos defenderse, como los que están en el seno de la madre, entonces empieza la cultura de la muerte,  de la agresión, de la violencia porque ya no se respeta la vida de unos y otros.

Nos advertiste como Profeta centinela que era necesario evangelizar y por eso nos dijiste que los laicos eran muy importantes para que la Iglesia cumpliera su misión, cuando nos dirigiste tu mensaje a América en tu documento de Ecclesia in America nos hiciste saber que los más importante era que la Iglesia estuviera en unidad y comunión, y que buscara esa comunión a través de Cristo Eucaristía de la oración, de la liturgia, de la palabra de Dios y de la caridad.

Nos enseñaste en la carta Novo millennio ineunte, que la misión de la Iglesia  para hacerla con eficacia y eficiencia en el nuevo milenio era indispensable la espiritualidad de la comunión  y la comunión de todos los fieles con su obispo y los obispos entre sí, con el sucesor de Pedro, con cada uno de nosotros en comunión en colegio, y en comunión con la cabeza que ahora representa Benedicto XVI.

Hermanos, quiero decirles con todo esto, que lo que el Papa vivió es lo que nos dice Jesús en el Evangelio, “si tu hermano comete un pecado ve y amonéstalo a solas, si te escucha habrás salvado a tu hermano, sino te hace caso hazte  acompañar de una o dos personas para que todo lo que se diga conste por boca de dos o tres testigos”; así lo hizo el Papa Juan Pablo II cuando llamó a muchos de sus  hermanos, algunos Obispos y otros sacerdotes para que rectificaran en la teología de la liberación y que no la hicieran una sociología de la liberación, sino la auténtica liberación  que es la comunión con Dios, el rompimiento de toda esclavitud pasa por la presencia de la Gracia en medio de nosotros.

El Papa Juan Pablo II, en él cumplió lo que dice Jesús, todo lo que ates en la tierra quedara atado en el cielo y todo lo que desates en la tierra quedara desatado en el cielo.

El Papa se opuso a la guerra, no permitió que hubiera un pronunciamiento suyo que favoreciera a cualquier interpretación de la guerra, y por eso hizo hasta lo imposible enviando representantes personales para que no se diera la guerra en Irak en 1991, las heridas que lamentablemente realizó esta guerra todavía hoy, veinte años después siguen sin sanar; no escucharon la voz del profeta centinela, lo que quedo atado allí permanece atado.

Es necesario lo que dice el Evangelio de hoy al final “yo les  aseguro también que si dos de ustedes  se ponen de acuerdo para pedir algo sea lo que fuere, mi Padre celestial se lo concederá pues donde dos o tres se reúnen en mi nombre ahí estoy yo en medio de ellos”.

Hoy estamos  más de dos o tres reunidos en nombre  del Señor, estamos en comunión con esta enseñanza del Profeta centinela que ha sido Juan Pablo II; pidamos  hermanos especialmente para que México rectifique y vaya en el camino de la cultura de la Vida, que supere la cultura de la muerte, que superemos estas situaciones de agresión, de violencia y de corrupción generalizada; pidámosle a Dios, estamos dos o tres más reunidos en nombre del Señor.

Nuestra oración será escuchada, pero también nosotros a nuestra vez como auténticos profetas centinelas tenemos que manifestar y dar testimonio de lo que creemos si realmente queremos respetar la vida, y que otros la respeten, nosotros tenemos que hace valer este derecho de la vida.

Que el Señor así nos conceda para que como dice San Pablo: no tengan con nadie otra deuda que la del amor mutuo. porque el que ama al prójimo ha cumplido ya toda la ley.   

+ Carlos Aguiar Retes
Arzobispo de Tlalnepantla

Fotos: Voces Católicas y página de facebook del Padre Miguel Angel Zarate

Anuncios

Acerca de vocescatolicas

Este es un blog que pretende difundir el acontecer en el mundo católico. Blogeamos "Desde algún lugar de la Diocesis de Tlalnepantla" para el mundo, a fin de que se escuchen las voces y noticias del mundo católico

Publicado el 6 septiembre, 2011 en Uncategorized y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: