Conoce algo nuevo de las Audiencias del Papa de los miércoles.

Tomamos del portal de Vatican Insider este texto de Andrea Tornelli sobre las audiencias pontificias de los miércoles. Muy interesante.

Las audiencias a mitad de la semana fueron introducidas por Pío XI. Hoy son abiertas al público y se desarrollan en la plaza de San Pedro o en la Sala Nervi

ANDREA TORNIELLI
CIUDAD DEL VATICANO
 
¿Cuándo, cómo o por qué el Papa comenzó las ya tradicionales audiencias del miércoles? Para millones de peregrinos, que semanalmente se reúnen en la plaza de San Pedro (o en el aula Pablo VI durante el invierno), la audiencia del miércoles, en la cual el Papa saluda y da una catequesis para cualquiera que tenga ganas de participar, parece que haya existido desde siempre.
 
 «Su introducción -explica a Vatican Insider el arzobispo Loris Capovilla, ya secretario del Papa Juan – se debe a Pío XI (Achille Ratti), Papa de 1922 a 1939. Fue él quien comenzó a recibir semanalmente, los miércoles, en el palacio apostólico, a las parejas de jóvenes esposos que llevaban casados poco tiempo. Después la cita se amplió a otros peregrinos, sin distinciones. El Papa continuaba reservando audiencias especiales para grupos particulares en otros días de la semana, pero el miércoles permanecía siempre como una cita fija».
 
Pío XII (1939-1958) hizo lo mismo, preparando una gran sala de audiencias también en la residencia de Castel Gandolfo. Hay que recordar que, salvo casos excepcionales, el Pontífice se limitaba a saludar a los peregrinos con pocas palabras, transcurriendo la mayor parte del tiempo a cruzar la multitud para tener un contacto directo con ellos.
 
También Juan XXIII quiso mantener la costumbre y cuando los peregrinos eran demasiados, además del aula de la Bendición se utilizaba la basílica de San Pedro, a veces repitiendo la audiencia el sábado. Papa Roncalli (1958-1963) tomó la costumbre de hacer siempre un pequeño discurso, comentando, por ejemplo, la figura del santo del día o la celebración litúrgica.
 
Un año después de su elección, Pablo VI (1963-1978) encargó al arquitecto Pier Luigi Nervi crear una sala para las audiencias en la Ciudad del Vaticano. Los trabajos empezaron en 1966 y la sala –conocida como Sala Nervi- fue inaugurada el 30 de julio de 1971.
 
No todos saben que el gran auditorio no se encuentra en toda su extensión en el Estado de la Ciudad del Vaticano. Una parte importante, de hecho, se encuentra en el área italiana, pero está sujeta a la extraterritorialidad concedida a la Santa Sede. Esto se debe al hecho de que el palacio del Sant’Uffizio y el área donde un tiempo estaba la capilla de San Pedro, en el momento de la definición de los Pactos de Letrán, (1929) no fueron asignados al Estado del papa.
 
La parte final del aula Nervi – hoy llamada aula Pablo VI – está en el interior de los confines del Vaticano. Es la parte donde se encuentra la gigantesca escultura de bronce de Pericle Fazzini que representa a Cristo resucitado y glorioso, bajo la cual se coloca la silla del Papa. Esto significa que cuando el Pontífice toma la palabra en el aula, habla desde su estado, Ciudad del Vaticano. Mientras que la mayoría de peregrinos presentes, (caben 12 mil personas) no están al interno de los confines de vaticano.
 
Desde 2008, en el techo del aula Pablo VI funciona un implante fotovoltaico compuesto de 2400 módulos que producen un cuarta parte de la energía necesaria para la propia sala y los edificios vecinos.
 
Durante el verano – pero también en los meses invernales si las condiciones climáticas lo permiten – la audiencia del miércoles tiene lugar en la plaza San Pedro. Fue al inicio de una audiencia del miércoles, el 13 de mayo de 1981, que Juan Pablo (1978-2005) fue herido por Alì Agca, mientras paseaba entre los fieles a bordo de un jeep blanco descubierto. Papa Wojtyla durante su pontificado tuvo ciclos de catequesis programados con temas específicos durante las audiencias del miércoles y así ha seguido haciendo su sucesor, Benedicto XVI.
 
Papa Ratzinger ha introducido el canto Pater Noster en latín para todos los fieles como signo de unidad. La catequesis, que el Pontífice da en italiano, es después sintetizada en las lenguas principales y son nombrados uno a uno los distintos grupos presentes. Al final, se desarrolla el llamado «besamanos»: entran uno a uno los obispos presentes, los dignatarios de otras confesiones y algunos peregrinos que le entregan dones.
 
La Prefectura de la Casa Pontificia, del arzobispo americano James Harvey, imprime y distribuye (totalmente gratis) entradas para el público, de diferentes colores dependiendo de la zona establecida.

Anuncios

Acerca de vocescatolicas

Este es un blog que pretende difundir el acontecer en el mundo católico. Blogeamos "Desde algún lugar de la Diocesis de Tlalnepantla" para el mundo, a fin de que se escuchen las voces y noticias del mundo católico

Publicado el 11 julio, 2011 en Uncategorized y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: