Quien descubra la inquietud a la vocación sacerdotal “…que no la deje”

Entrevista con el Pbro. Alejandro Valdés responsable del Acompañamiento Vocacional en la Diócesis de Tlalnepantla

 •Acudir a dialogar con su párroco es “…la primera recomendación” para quien tenga inquietud de hacerse sacerdote.

•La experiencia del noviazgo no es impedimento para entrar al seminario ya que  “ese despertar al amor a otra persona es muy valioso, nos enseña a amar”

•El periodo anterior a la entrada al seminario “…es de los más intensos”

 

(Segunda de tres partes)

Naucalpan, México 10 de Junio/2011 (Voces Católicas).- Nos encontramos con el Padre Alejandro Valdés en las instalaciones del Seminario Mayor de Tlalnepantla, en Los Remedios Naucalpan.

El padre Alejandro luce seguro de si mismo, firme en su vocación, amable.

Dialoga con Voces Católicas sobre su trabajo al frente de un grupo de 30 muchachos, que viven la etapa de “Acompañamiento Vocacional”.

Son jóvenes de Preparatoria hasta Universidad.

Cree que el número de 30 jóvenes inscritos por ahora es bajo,  ante la gran cantidad de muchachos que hay en la Diócesis, y en sana autocrítica comenta que “…a veces nos hace falta llegar a ellos y ahorita como que pocos se cuestionan su vocación”.

“Nuestro trabajo consiste en irlos acompañando” para que descubran a través de la oración y la reflexión, con otros adolescentes y jóvenes, “¿…a que es a lo que el señor los está llamando en forma concreta?”

Aclara las diferentes etapas que viven los jóvenes con inquietud vocacional. Los que están en la Prepa llevan “un proceso de acompañamiento”; los que están por entrar al seminario están en la etapa de “discernimiento”, que dura un año. Aprovecha la oportunidad para anunciar  que el último fin de semana de junio se realizará el retiro  de los candidatos en el que mediante la oración y la reflexión profunda se les ayuda “…para que puedan dar ese paso” y decidirse a entrar al seminario.

El Padre Alejandro dice que disfruta mucho el trabajo con los muchachos, “…aunque es muy difícil pero lo disfruto mucho”. Narra que en los días que se quedan a dormir los jóvenes en el seminario, por la noche “…se ponen  a cantar… pidiéndole al señor que los ilumine” aunque ya sea muy noche y a pesar de las advertencias de hay gente descansando “…pero les vale”. Sin embargo, dice que hay que dejarlos, ya que están “en plena juventud”.

Su trabajo es pesado, porque cuando se lleva este proceso con los jóvenes, “…llegan a veces con temores y dudas pero van adquiriendo fuerzas y el Señor es quien les va haciendo crecer”.

Voces Católicas cuestiona al Padre sobre lo que debe hacer un joven con inquietudes vocacionales. “Lo que les recomiendo a lo jóvenes es que acudan a su párroco y lo platiquen”.

El ejemplo lo da María, quien en su momento  “…guardaba todo en su corazón”. “Yo les recomiendo a los jóvenes que si descubren esa inquietud  a la vocación, que no la dejen pasar y que no tengan miedo, como dijo el Papa Juan Pablo II, sino que vayan a la oración y le pidan al Señor que le vaya descubriendo si verdaderamente ese es su llamado, y que acudan a su párroco y que empiecen un proceso de discernimiento. Ya con el tiempo se irá poco a poco expresando esto, poco a poco a quien le rodea…”

Repite la frase de Juan Pablo II de que “no tengan miedo” y dice que incluso la experiencia del noviazgo es valorada positivamente en quienes buscan ser seminaristas ya que algunos tienen a la novia o la acaban de dejar o una muchachita les llama la atención. Lo que les decimos es que vivan ese despertar al amor a otra persona” pero que lo vivan con respeto. Ese despertar al amor de los muchachos es muy valioso, afirma.

En cuanto a lo difícil de la etapa previa al seminario dice que, aún con todas las voces que te critican o se burlan por tu inquietud hay que seguir adelante.

Habla de su propio caso. Nos comenta que la etapa previa a la decisión de ingresar al seminario “…es de las mas intensas”, es la que se vive con mas fuerza, ya que “en mi caso” la viví con   “intensa oración, el rezo diario del santo rosario, el contacto con la palabra de Dios y cercanía con los padres (sacerdotes)” que me acompañaban en ese discernimiento, concretamente el Padre Ricardo Flores en los llamados “Círculos Vocacionales” en Satélite, aquí en Naucalpan.

Hoy está del otro lado y es el encargado de acompañar a los jóvenes. Gran labor del Padre Alejandro, como sin duda en su momento la realizó el Padre Ricardo Flores.

Anuncios

Acerca de vocescatolicas

Este es un blog que pretende difundir el acontecer en el mundo católico. Blogeamos "Desde algún lugar de la Diocesis de Tlalnepantla" para el mundo, a fin de que se escuchen las voces y noticias del mundo católico

Publicado el 13 junio, 2011 en Uncategorized y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Rocío Martínez

    Excelente! El Padre Alejandro es un gran Sacerdote!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: