Pide Benedicto XVI superar verguenza por errores

Ante varios miles de personas que participaron de la ceremonia, el pontífice recordó que, más allá de sus fallas, los católicos deben tener certeza de que si acuden a Dios, su solicitud no caerá en saco roto.

‘No obstante toda la verguenza por nuestros errores, no debemos olvidar que también hoy existen ejemplos luminosos de fe; que también hoy hay personas que, mediante su fe y su amor, dan esperanza al mundo’, dijo.

‘Cuando sea beatificado, el próximo 1 de mayo, el Papa Juan Pablo II, pensaremos en él llenos de gratitud como un gran testigo de Dios y de Jesucristo en nuestro tiempo, como un hombre lleno del espíritu santo’, agregó.

Durante el sermón de la misa, que concelebró con cardenales, obispos y sacerdotes, el Papa se refirió a los santos óleos, los aceites que se bendijeron este día y que servirán para los sacramentos del bautismo, confirmación, orden sagrado y unción de los enfermos.

Afirmó que al recibir los sacramentos los católicos son ‘ungidos’, es decir elegidos, pero sostuvo que ese no es un motivo para alardear, porque se trata de una cuestión que alegra pero inquieta.

‘¿Somos verdaderamente el santuario de Dios en el mundo y para el mundo? ¿Abrimos a los hombres el acceso a Dios o, por el contrario, se lo escondemos? Nosotros ¿acaso no nos hemos convertido en un pueblo de incredulidad y de lejanía de Dios?’, cuestionó.

Añadió: ‘¿No es verdad que el Occidente, que los países centrales del cristianismo están cansados de su fe y aburridos de su propia historia y cultura, que ya no quieren conocer la fe en Jesucristo?’.

Según el Papa llamarse ‘ungidos’ significa pertenecer a Cristo, no sólo autonombrarse como ‘cristianos’ sino serlo verdaderamente.

Explicó que Dios ama a los hombres, sale al encuentro de la inquietud del corazón humano, de su preguntar y buscar, y por eso no debe cesar en los seres humanos la inquietud por mantener una relación con Dios, para conocerlo y amarlo mejor.

‘El hombre por su misma esencia es un ser en relación. Pero si se trastorna la relación fundamental, la relación con Dios, también se trastorna todo lo demás’, indicó.

‘Si se deteriora nuestra relación con Dios, si la orientación fundamental de nuestro ser está equivocada, tampoco podemos curarnos de verdad ni en el cuerpo ni en el alma. Por eso, la primera y fundamental curación sucede en el encuentro con Cristo que nos reconcilia con Dios y sana nuestro corazón desgarrado’, apuntó.

(Con información de El Universal Online y noticiassin.com)

Anuncios

Acerca de vocescatolicas

Este es un blog que pretende difundir el acontecer en el mundo católico. Blogeamos "Desde algún lugar de la Diocesis de Tlalnepantla" para el mundo, a fin de que se escuchen las voces y noticias del mundo católico

Publicado el 21 abril, 2011 en Benedicto XVI, Juan Pablo II, Misa, Uncategorized y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: